Este sitio utiliza cookies para ofrecerle un servicio más ágil y personalizado. Al usar este sitio, usted está aceptando el uso de cookies. Por favor, lea nuestra política de privacidad para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminar o bloquearlas.
  • Retos y mejores prácticas de ciberseguridad y transformación de datos
Artículo:

Retos y mejores prácticas de ciberseguridad y transformación de datos

11 octubre 2021

Luis Enrique Sánchez Sánchez, Head of Advisory |

La Industria todavía está en sus primeros pasos en la adopción de datos digitales, conectividad digital y procesamiento digital. La transformación digital ha traído cambios significativos en todas las áreas clave de los procesos de fabricación, incluido el análisis de rendimiento, la agilidad de la investigación y el desarrollo y, en muchos casos, también ha traído cambios en la estructura organizativa y las corrientes de generación de ingresos.

En 2015, Klaus Schwab, presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial, introdujo la frase "Cuarta Revolución Industrial" y lo que se ha denominado Industria 4.0, que describe la automatización en curso de las prácticas industriales y de fabricación tradicionales, utilizando tecnologías inteligentes. Desde entonces, las iniciativas de transformación digital han fomentado otra frase "Fábrica Inteligente" que describe fábricas estructuradas modulares con sistemas ciber físicos, monitoreo descentralizado, toma de decisiones y comunicación sobre y con dispositivos iOT.

La Agencia de Seguridad de la Información en Red de la Unión Europea (ENISA) define la Industria 4.0 como un "cambio de paradigma hacia cadenas de valor digitalizadas, integradas e inteligentes que permitan una toma de decisiones distribuida en la producción mediante la incorporación de nuevas tecnologías ciber físicas como IoT".2 Los principales desafíos de fabricación se están abordando con éxito mediante la adopción de una mentalidad, tecnologías y procesos digitales y cambiando la forma en que las personas interactúan y trabajan dentro de ese sistema de eco. La adopción de nuevas tecnologías ha mejorado los niveles de productividad al resolver ineficiencias de procesos, reducir costos e innovar en nuevas fuentes de ingresos y desarrollo.