• La reforma tributaria y su impacto en el impuesto sobre la renta de las personas jurídicas
Artículo:

La reforma tributaria y su impacto en el impuesto sobre la renta de las personas jurídicas

01 julio 2017

La Ley 1819 del 2016 acondicionó las NIIF en el estatuto tributario.

Dado que la Ley 1819 del 2016 se ha denominado “Reforma tributaria estructural”, en principio se desearía encontrar unas modificaciones y/o adiciones sustanciales al texto del estatuto tributario (E.T.) en materia del cálculo de la base gravable del impuesto sobre la renta, no obstante, un gran volumen del articulado ha sido para acondicionar el lenguaje de las normas internacionales de información financiera (NIIF) para los obligados a llevar contabilidad, especialmente las empresas pertenecientes al grupo 1 en materia contable, pero con el agravante de no prever que dicho lenguaje no es aplicable para una gran proporción de las empresas colombianas que pertenecen a los grupos 2 y 3. Es preciso mencionar, que la conexión del lenguaje de las NIIF, posteriormente, comienza a desconectarse fiscalmente, para terminar asimilando, por ejemplo, las reglas del costo amortizado y no del valor presente o valor razonable.

Lo anterior, es producto también al quedar derogado el artículo 165 de la Ley 1607 del 2012 y por defecto el Decreto 2548 de 12 de diciembre del 2014, donde reglamentaba el libro tributario o los registros obligatorios como los mecanismos o medios de conciliación entre lo fiscal y lo contable por cuatro años al continuar liquidando y soportando los tributos con la normativa contable anterior (decretos 2649 y 2650 de 1993 y normas propias para el sector público), desde 2015 hasta 2017 para los grupos 1 y 3, y desde el 2016 hasta 2019 para el grupo 2.

Al ser derogado el impuesto sobre la renta para la equidad, CREE, su autorretención y sobretasa, se observa para las sociedades un alivio en cuanto a la obligación formal al presentar una sola declaración y dejando una sola tarifa del impuesto sobre la renta y complementarios del 33% con una excepción para el año 2017 que corresponde al 34%; aunque con una sobretasa para rentas líquidas que superen $ 800 millones por los años gravables 2017 y 2018 del 6 y 4% respectivamente, siendo menor esta última respecto de la sobretasa del CREE que era del 6% para el 2017 y del 9% para 2018.

A continuación, se comparten los principales cambios en materia del impuesto sobre la renta del régimen ordinario para las personas jurídicas y del registro de contratos de importación de tecnología.

1. Impuesto sobre la renta para personas jurídicas del régimen ordinario

Un gran volumen del articulado de la Ley 1819 del 2016 obedece al acondicionamiento del lenguaje de las NIIF
en la regulación tributaria, especialmente en materia del impuesto sobre la renta, dado que sobre el impuesto a las ventas o territoriales no señala de forma explícita la remisión a los nuevos marcos normativos contables (L. 1314/2009). Sin embargo, seguido a la conexión a las NIIF, posteriormente las desconecta aterrizándola a las propias reglas fiscales de cada uno de los elementos del patrimonio y de la depuración de la renta. Ahora bien, debido al proceso que se debe surtir legislativamente en Colombia para adoptar un cambio o nuevas regulaciones que publique la IASB(1), no es previsible verificar el impacto que tendrían dichos cambios en el derecho tributario. Si bien el proceso conciliatorio entre partidas fiscales y contables será reglamentado conforme lo señala el artículo 137 de la Ley 1819 del 2016, el cual adicionó el artículo 772-1 del estatuto tributario, se observa que las entidades deberán ir desarrollando herramientas o procesos para diferenciar en principio las disímiles conciliaciones como son:

a) Período de transición y ESFA(2). El artículo 123 de la Ley 1819 del 2016 agregó los artículos 289, 290 y 291 del estatuto tributario. En principio, señala dicho articulado, operan las reglas fiscales anteriores, es decir, se debe mantener un control del patrimonio fiscal que viene a 31 de diciembre del 2016. Las diferencias entre lo contable y lo fiscal se deberán evaluar si corresponden a diferencias permanentes o temporarias dando aplicabilidad a la NIC 12 o la sección 29 de las NIIF pymes según corresponda.

b) A partir del 2017, las reglas que operan serán las determinadas a partir de la Ley 1819 del 2016, tomando
los nuevos marcos normativos contables vigentes como base tributaria, pero con su respectiva depuración para llegar a las cuantías fiscales, lo cual resultaría en diferencias permanentes o temporarias dando aplicabilidad a la NIC 12 o la sección 29 de las NIIF pymes, según corresponda. Como ejemplo de lo anteriormente señalado:

Concepto Ley 1819 del 2016 Momento del reconocimiento fiscal de algunos concpetos
Ingresos Los ingresos realizados fiscalmente son
los ingresos devengados contablemente en el año o período gravable (art. 28).
  • En el caso de los dividendos o participaciones provenientes de sociedades nacionales y extranjeras: cuando les hayan sido abonados en cuenta en calidad de exigibles.
  • En el caso de la venta de bienes inmuebles el ingreso se realizará en la fecha de la escritura pública correspondiente. 
  • Método de participación: no es fiscal. Operan las reglas de dividendos y enajenaciones. 
  • Medición a valor razonable, con cambios en resultados como propiedades de inversión: en el momento de su enajenación o liquidación, lo que suceda primero. 
  • Reversiones de provisiones asociadas a pasivos: en la medida en que dichas provisiones hayan generado un gasto deducible de impuestos en períodos anteriores. 
  • Reversiones de deterioro acumulado de los activos: en la medida en que dichos deterioros hayan generado un costo o gasto deducible de impuestos en períodos anteriores. 
  • Ingresos presentados en Otros Resultados Integrales, ORI: cuando deban ser presentados
    en el estado de resultados, o se reclasifique en el otro resultado integral contra un elemento del patrimonio.
Costos Obligados a llevar contabilidad, los costos realizados fiscalmente son los costos devengados contablemente en el año o período gravable (art. 39).
  • Intereses implícitos: solo se considerará como costo o deducción el valor nominal de la transacción o factura o documento equivalente, que contendrá dichos intereses implícitos. 
  • Las pérdidas generadas por la medición a valor razonable, con cambios en resultados, tales como propiedades de inversión: será costo o deducción al momento de su enajenación o liquidación, lo que suceda primero.
  • Los gastos por provisiones asociadas a obligaciones de monto o fecha inciertos, incluidos los costos por desmantelamiento, restauración y rehabilitación; y los pasivos laborales en donde no se encuentre consolidada la obligación laboral en cabeza del trabajador: solo serán deducibles en el momento en que surja la obligación de efectuar el respectivo desembolso con un monto y fecha ciertos. 
  • Los costos o gastos que se originen por actualización de
    pasivos estimados o provisiones: hasta el momento en que surja la obligación de efectuar el desembolso con un monto y fecha cierto y no exista limitación alguna.
  • El deterioro de los activos, salvo en el caso de los activos depreciables: al momento de su enajenación o liquidación, lo que suceda primero, salvo lo previsto en los artículos 145 y 146.
    — Las deducciones y costos que deban ser presentados dentro del Otro resultado integral: hasta el momento en que, de acuerdo con la técnica contable, deban ser presentados en el estado de resultados, o se reclasifique en el Otro resultado integral contra un elemento del patrimonio, generando una pérdida para fines fiscales producto de la enajenación, liquidación o baja en cuentas del activo o pasivo cuando a ello haya lugar.
Gastos Obligados a llevar contabilidad, las deducciones realizadas fiscalmente son los gastos devengados contablemente en el año o período gravable que cumplan los requisitos señalados en este estatuto (art. 61).

 

2. Registro de contratos de importación de tecnología

La Ley 1819 del 2016 modificó los artículos de la retención en la fuente por pagos al exterior de los artículos 408, 410, 414-1 y 415 del estatuto tributario. No fue modificado el numeral segundo del artículo 592 ibídem, es decir, se mantiene la regla de que no están obligados a declarar las personas naturales o jurídicas, extranjeras, sin residencia o domicilio en el país, cuando la totalidad de sus ingresos hubieran estado sometidos a la retención en la fuente de que tratan los artículos 407 al 411.

Respecto del registro de contratos de importación de tecnología que opera a partir del año 2017, el artículo 72
de la Ley 1819 del 2016 adicionó el artículo 123 al estatuto tributario, limitando en el tiempo el plazo para efectos de la solicitud de registro ante el organismo oficial competente (hoy la DIAN) para que proceda la deducción de los gastos devengados, como sigue:

  • La solicitud del registro dentro de los seis meses siguientes a la suscripción del contrato.
  • La solicitud del registro dentro de los tres meses siguientes a la modificación del contrato.

Hasta el año gravable 2016 la DIAN mediante concepto tributario 1128 de 23 de diciembre del 2016, precisó al
respecto acogiéndose al carácter vinculante de la sentencia del Consejo de Estado(3), donde señala que:

“Luego en vista de lo anterior, es de concluir que, ya que en la actualidad no existe una norma que establezca un plazo perentorio para el registro de los contratos de importación de tecnología, patentes y marcas, no es dable exigir dicha formalidad de manera previa a la suscripción del mismo, y en este sentido, tampoco es razonable el desconocimiento de su deducción para efectos fiscales, cuando el registro en comento se realiza de manera posterior. Sin perjuicio de lo anterior, es importante destacar que en el proyecto de reforma tributaria aprobado el día 23 de diciembre del 2016 por el Congreso de la República se establece:
“Proceden como deducción los gastos devengados por concepto de contratos de importación de tecnología, patentes y marcas, en la medida en que se haya solicitado ante el organismo oficial competente el registro del contrato correspondiente, dentro de los seis meses siguientes a la suscripción del contrato. En caso que se modifique el contrato, la solicitud de registro se debe efectuar dentro de los tres meses siguientes al de su modificación” (negrilla fuera de texto)”.

 

Publicado en: "Impuestos" Revista de Orientación Tributaria de Legis, ISSN 0120-5358, Bogotá, No. 201, Mayo-Junio de 2017.


1. IASB (International Accounting Standards Board), organismo que desarrolla y aprueba las NIIF.
2. ESFA, estados de situación financiera de apertura.
3. Sentencia del Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, C.P. Martha Teresa Briceño de Valencia (E) del 1º de junio del 2016, radicación 25-000-23-27-000-2012-00065-01 (20351), Sentencia C-634 del 2011 de la Corte Constitucional, M.P. Luis Ernesto Vargas Silva.