• Tendencias: Retail en UK durante el 2018 Learn More
Artículo:

Tendencias: Retail en UK durante el 2018

04 enero 2019

El sector Retail en Reino Unido durante el año 2018 fue un año de incertidumbre
y de mucho movimiento, provocados por la rápida evolución en los hábitos de compra de los ingleses y el impacto del Brexit.

En la edición del año 2017, el informe de previsiones para este sector incluyó los desafiantes costos que enfrentaban los minoristas, causados ​​por la caída en el precio de la libra esterlina; el aumento de los costos de empleo y las inversiones necesarias que había que realizar en las tiendas físicas y las plataformas online. Atrapados por estos costos en ascenso, los minoristas esperaban un cambio en el 2018. Sin embargo, las bajas temperaturas en el primer trimestre del año pasado, registraron los más bajos índices de ventas tanto offline como online. 

Mientras que muchos apuntaban hacia una perdida de confianza del consumidor en el cumplimiento de la entrega, la realidad estaba más ligada al efecto del alza en los precios de los alimentos y la debilidad del poder adquisitivo. De hecho, el año pasado ha sido reconocido por muchos minoristas como el más desafiante que han experimentado, justamente por ese panorama tan cambiante. De hecho, el Centro de Investigación de Retail informó que hasta octubre, vió más de 36 fracasos, incluyendo varios grandes nombres.

El panorama para el comercio minorista continúa transformándose al ritmo de las tecnologías emergentes, la fragmentación del gasto del comprador a través de una mayor
variedad de canales, y los cambios de actitud en áreas tales como la propiedad del producto. También enfrenta una competencia cada vez mayor para el gasto del consumidor, especialmente las generaciones más jóvenes.

- Se muestra mayor inclinación a gastar en experiencias. En este informe, destacamos las tendencias de consumo y las áreas que son clave para apoyar a las marcas a fin de seguir siendo relevantes para un comprador en constante evolución. Por ello, instamos a los minoristas a centrarse en: ofrecer una significativa y personalizada experiencia del consumidor; lograr enfoques innovadores para sus productos y precios; adaptar continuamente su modelo de negocio; entender al futuro consumidor y sus nuevos hábitos de compra; y por supuesto, siempre enfocarse en brindar el mejor servicio al cliente.