Este sitio utiliza cookies para ofrecerle un servicio más ágil y personalizado. Al usar este sitio, usted está aceptando el uso de cookies. Por favor, lea nuestra política de privacidad para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminar o bloquearlas.
  • Desafíos del trabajo remoto en el 2021
Artículo:

Desafíos del trabajo remoto en el 2021

06 enero 2021

La transición a un modelo de trabajo remoto no es un proceso simple.

Las empresas que no tienen experiencia pueden enfrentar varios desafíos durante su implementación. Más aún, aquellas que cambiaron a un modelo de trabajo remoto durante la pandemia, deben reenfocarse y corregir aquellas decisiones que no fueron sustentadas en un análisis profundo y conciente de las implicaciones de este importante cambio. 

Por lo tanto, hoy deben revisar este proceso de una manera planificada y gradual, y los nuevos cambios deben gestionarse durante un período de tiempo para que la empresa y los empleados pueden adaptarse y acostumbrarse a la realidad cambiante, en términos de tecnología y procesos, así como de cultura organizacional.

Nuestro estudio realizado por BDO en Israel nos recomienda algunos pasos para realizar la transición al modelo de trabajo remoto sin problemas ni errores:

Evaluar qué tan preparados están nuestros colaboradores: Examinar a fondo su capacidad para trabajar desde casa y su entorno: ¿hay un espacio tranquilo, qué porcentaje de los empleados tiene niños, qué equipos de oficina tienen los empleados en casa? etc.

Preparación tecnológica: Examinar las tecnologías adecuadas, accesibles y necesarias para fortalecer la gestión de tareas, la comunicación interna y externa, el control de asistencia, el seguimiento y la supervisión.

Cultura organizacional: Defina actividades, tanto a nivel de equipo como de organización, para crear vínculos de conexión organizacional. Se debe prestar especial atención a la cultura organizacional con respecto a los mandos intermedios y altos directivos que representan la principal barrera al cambio.

Escuchar: Examine las actitudes de los empleados con mayor frecuencia, principalmente al inicio del proceso.

Mapa: mapear las distintas unidades y profesiones de la organización y priorizar quién necesita trabajar desde casa, el alcance de la actividad semanal / mensual; así como las horas y el grado de interacción necesaria entre los empleados.

Comunicarse con gerentes y empleados: formular una política de trabajo remoto y socializarla con todos los empleados a través de capacitaciones.

Integre nuevos indicadores: defina métricas y objetivos operativos y financieros, establezca las capacidades necesarias para medirlos de forma continua y desarrolle un panel de control basado en datos.

Sea paciente: el proceso de transición no es fácil para ningún empleado. Por lo tanto, proporcionar un período de ajuste, asistencia y apoyo maximizará el proceso y permitirá a los empleados y gerentes adaptarse a la nueva rutina de trabajo.