Artículo:

Con los efectos del COVID-19 nunca fue más importante contar con una asesoría integral

27 marzo 2020

Hoy muchos empresarios acusan una gran preocupación por la imposibilidad de llevar a cabo sus asambleas o juntas de socios.  En gran parte, la preocupación inmediata se centra en el cumplimiento de diversas obligaciones que implican la necesaria aprobación de balances de fin de ejercicio; como pago de impuestos, presentación de estados financieros a la Superintendencia de Sociedades, renovación de matrículas mercantiles, Registro Único de Proponentes, entre otras.

Sin embargo, estos asuntos se encuentran ya resueltos en nuestro ordenamiento jurídico, así como en los decretos expedidos en el marco de la emergencia sanitaria. Las asambleas se pueden adelantar de manera no presencial por medio de sistemas de comunicación simultanea o sucesiva, lo cual es ratificado por el Decreto 398 de 2020,  aclarando que las sesiones se pueden adelantar con el total de socios o accionistas presentes en la reunión que cumplan con el quorum necesario para deliberar y decidir válidamente conforme a los estatutos y la ley; igualmente, el Decreto 434 del 19 de marzo de 2020 precisó que las asambleas podrán efectuarse hasta dentro del mes siguiente a la finalización de la emergencia sanitaria declarada en el territorio nacional  y si no es  convocada, la asamblea se reunirá por derecho propio el día hábil siguiente al mes siguiente a la finalización de la emergencia, a las 10 a.m., en las oficinas del domicilio principal donde funcione la administración de la sociedad.  

Resuelta la preocupación en cuanto a la celebración de las asambleas, la Superintendencia de Sociedades mediante Circular Externa 100-00003 del 17 de marzo de 2020 amplió los plazos para presentación de estados financieros, el decreto 434 de 2020 extendió el periodo de renovación de matricula mercantil hasta el 3 de julio de 2020 y el de renovación del Registro Único de Proponentes hasta el 7 de julio de 2020.

Solucionadas pues las intranquilidades inmediatas relacionadas con la aprobación de estados financieros y sus efectos, llega el momento de revisar el mapa completo de nuestras empresas, en el marco de la nueva realidad que nos presenta un país y un mundo en medio de la pandemia; y es aquí en donde cobran gran relevancia las decisiones que se tomaran al interior de los órganos de dirección y administración de las empresas.

Los  planes de venta y presupuestos estimados que fueron  desarrollados y analizados  en los últimos meses de 2019,  fueron elaborados bajo supuestos y escenarios económicos que no preveían esta nueva realidad mundial, y en los cálculos de nuestras empresas no se avizoraba detener la producción, cerrar locales comerciales, tener aeropuertos cerrados, trabajadores en cuarentena, entre otras circunstancias;   situaciones que demandan ahora adoptar nuevas decisiones, estrategias y planes  que permitan solventar la situación, encontrar ventajas, oportunidades y nuevas iniciativas en la crisis y en algunas ocasiones,  en las industrias más impactadas,  planear para sobrevivir.

En este nuevo escenario mundial, nunca fue más importante la asesoría integral para nuestras empresas, hoy esas asambleas deben llevar a aprobación nuevos presupuestos, nuevos informes de gestión en los que varíen sus proyecciones, nuevos planes y estrategias comerciales y de ventas, planeación tributaria y financiera; planes para el manejo de recurso humano, así como cambios en los sistemas de seguridad y salud en el trabajo.

Las empresas consultoras hemos navegado por años en todas las industrias, en todos los sectores económicos, las conocemos desde su génesis,  hemos caminado con ellas, conocemos su mapa de ADN y hacemos parte del mismo; por ello,  la participación activa de los consultores ahora es vital para nuestras empresas, seremos su apoyo en la construcción de soluciones, seremos determinantes en la toma de decisiones legales, desde los aspectos laborales, comerciales, cambiarios, aduaneros; seremos quienes los orientemos en la toma de decisiones fiscales, en la construcción de planes tributarios, los acompañaremos en la estructuración financiera de sus negocios, en la negociación de sus créditos con entidades financieras, y en la nueva modelación  de sus negocios.

BDO está preparada para acompañarlo como su aliado estratégico. Contamos con la tecnología y el conocimiento para apoyar decididamente a nuestros clientes en la solución integral de las dificultades que afrontan en el marco de esta nueva realidad, contamos con equipos interdisciplinarios preparados para atender todas estas coyunturas de manera cercana y atendiendo las necesidades puntuales de cada empresa, insisto, nunca fue más importante la asesoría integral para nuestras empresas.

Lea también COVID19 y las decisiones empresariales