Este sitio utiliza cookies para ofrecerle un servicio más ágil y personalizado. Al usar este sitio, usted está aceptando el uso de cookies. Por favor, lea nuestra política de privacidad para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminar o bloquearlas.
  • NIIF en la práctica 2020-2021
Publicación:

NIIF en la práctica 2020-2021

28 octubre 2020

NIC 36 Deterioro de activos establece requisitos para el deterioro que abarcan una serie de activos (y grupos de activos, llamados "unidades generadoras de efectivo" o UGE).  Varios activos están excluidos de su ámbito de aplicación (por ejemplo, instrumentos financieros e inventarios) y, por lo tanto, la NIC 36 es predominantemente aplicable a la propiedad, planta y equipo, los activos intangibles y la plusvalía (goodwill).

No obstante, debe señalarse que todos los elementos excluidos efectivamente tienen sus propias pruebas de deterioro equivalentes dentro de las normas pertinentes.

Para determinados activos, las pruebas de deterioro deben llevarse a cabo anualmente, independientemente de si se han identificado indicadores de deterioro. Estos activos incluyen:

• Plusvalía (goodwill)

• Activos intangibles con una vida indefinida

 • Activos intangibles aún no disponibles para su uso (es decir, «trabajo en curso»)

Para otros activos o unidades generadoras de efectivo, en circunstancias en las que se identifican indicadores de deterioro, es necesario realizar una prueba formal de deterioro. La prueba de deterioro compara el importe en libros del activo o (UGE) con su valor recuperable. El valor recuperable es el mayor de los importes calculados bajo el valor razonable menos el costo de disposición y su valor en uso.

La precisión de una prueba de deterioro se verá afectada por el alcance y la subjetividad de las estimaciones, y los juicios con respecto a los datos y parámetros que se utilizan para determinar el monto recuperable.  Por lo tanto, la aplicación de los requisitos (a veces complejos) de la NIC 36 debe tenerse en cuenta cuidadosamente.

Si bien los requisitos de la NIC 36 no han cambiado significativamente en varios años, el virus por coronavirus ('coronavirus' de 2019 ('coronavirus') o 'COVID-19', ha tenido un impacto significativo en muchas entidades, lo que hace más importante la correcta aplicación de la NIC 36.

La edición 2020/2021 de esta publicación se ha actualizado para abordar las necesidades actuales de 
información financiera, incluida la Sección 9.8 – Consideraciones especiales - COVID-19.