Artículo:

Impacto del Covid-19 en los informes trimestrales

14 mayo 2020

Víctor Manuel Ramírez Vargas , Partner - Audit & Assurance |

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró una pandemia mundial el pasado mes de marzo, y al entrar en mayo, comenzamos a ver los primeros estados financieros trimestrales que reflejan su impacto. Aunque para la mayoría, el período de cierre será de poco más de dos semanas al 31 de marzo, la incertidumbre actual tendrá un impacto significativo en la información financiera.

Responsabilidad de los Directores en los informes trimestrales

Cada director y funcionario de una organización, en el ejercicio de sus poderes y en el desempeño de sus deberes, debe actuar honestamente y de buena fe con los mejores intereses de una Compañía. Al actuar con los mejores intereses Compañía, los directores y funcionarios deben considerar los intereses de los accionistas, empleados, jubilados y pensionados, acreedores, consumidores, gobiernos, el medio ambiente y los intereses a largo plazo de la corporación. Con eso en mente, y su comprensión del impacto de COVID-19 en la Compañía y sus empleados, los directores deben trabajar para apoyar y desafiar a la administración durante este tiempo de crisis.

A medida que finaliza el primer trimestre de 2020 para muchos emisores de informes, la Junta Directiva debe aprobar el informe financiero interino antes de que se presenten a diferentes actores. Según la regulación de valores, el consejo de administración puede delegar la aprobación de las presentaciones provisionales al comité de auditoría. Sin embargo, debido al impacto potencialmente perjudicial de COVID-19 en los controles de información financiera y sus revelaciones, además de los numerosos problemas relacionados con la información financiera, los consejos pueden optar por no delegar este proceso de aprobación o pueden desempeñar un papel más activo.

Las juntas pueden participar más directamente en el proceso de aprobación de las presentaciones provisionales:

  • Discutir las implicaciones significativas de la información financiera, incluido el deterioro, las modificaciones en contratos, presunciones de negocio en marcha, y el enfoque de la administración para abordar estos problemas
  • Para comprender la evaluación de la administración de los cambios en los controles internos del emisor sobre los informes financieros que ocurrieron debido a los requisitos de aislamiento durante COVID-19.
  • Para garantizar que revelaciones provisionales sean consistentes con la información provista en el informe financiero intermedio y reflejen la comprensión de la Junta del impacto de COVID-19 en el emisor de informes.
  • Considerar la idoneidad de las medidas de desempeño financiero alternativas o no GAAP y si se han seguido los avisos relevantes sobre tales medidas.
  • Para determinar la necesidad de tener revelaciones públicas anteriores revisadas a la luz de los eventos de COVID-19 y actualizadas según sea necesario.

Si bien sigue siendo responsabilidad de la administración ejecutar las operaciones diarias del de las compañías con la obligación de presentar estados financieros intermedios, la función de supervisión de la Junta Directiva en la supervisión de la administración del negocio y los asuntos de la compañía sigue siendo crítica en este momento.

Participación del auditor

Los emisores de informes no están obligados a contratar a sus auditores para realizar una revisión del informe financiero intermedio. Si un auditor no ha realizado una revisión de un informe financiero intermedio, entonces debe ir acompañado de un aviso que indique que el informe financiero intermedio no ha sido revisado por un auditor.

Puede considerarse prudente involucrar al auditor para que realice una revisión del informe financiero intermedio durante los momentos de confinamiento. La participación del auditor para una revisión de los informes financieros provisionales puede ayudar al comité de auditoría (y, en última instancia, a la junta directiva). El procedimiento de revisión provisional del auditor es para obtener una base para informar al comité de auditoría sobre si el auditor tiene conocimiento de cualquier modificación importante que deba realizarse en los estados financieros intermedios para que dichos estados estén de acuerdo con el marco de información financiera aplicable. La revisión intermedia puede señalar asuntos importantes que afectan los estados financieros intermedios que luego pueden comunicarse a la gerencia y al comité de auditoría.

También puede ser prudente contratar auditores para que realicen procedimientos de auditoría en el período intermedio para algunas inquietudes específicas. La ejecución temprana de los procedimientos de auditoría no dará como resultado una opinión o cualquier de informe que intente dar una seguridad razonable que los estados financieros estén libres de error material, pero si podrá advertir de hechos que merezcan especial atención por parte del comité de auditoría o Junta Directiva.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Consideraciones contables

La pandemia por COVID-19 afecta una serie de asuntos en la preparación de la información financiera. Para los fines de esta publicación, nos enfocaremos en los asuntos más apremiantes: deterioro, tasas de descuento, incertidumbre de negocio en marcha y revelaciones.

Deterioro

Aunque los cierres relacionados con COVID-19 pueden no haber afectado las operaciones de todo el trimestre, el impacto esperado debe considerarse al 31 de marzo de 2020 al considerar las pérdidas crediticias esperadas y las proyecciones de flujo de efectivo futuro utilizadas en las pruebas de deterioro.

Muchas compañías experimentarán una pérdida económica debido al virus. Estas pérdidas incurridas y esperadas deben examinarse para determinar su importancia y duración, a fin de verificar el impacto en las evaluaciones de deterioro. Será necesario evaluar el inventario, , los activos intangibles, los activos no financieros, los activos financieros y las inversiones.

Los estados financieros trimestrales deberán considerar la información disponible en la fecha de presentación relacionada con el deterioro y otras estimaciones significativas. Los emisores deberán evaluar si existen indicadores de deterioro en los períodos de informe trimestrales, incluso para los activos sujetos a pruebas de deterioro anuales. Dada la incertidumbre al 31 de marzo de 2020, se espera que muchas compañías tengan estos indicadores. Esto puede hacer que una empresa realice múltiples pruebas durante todo el año. Las entidades deben estar preparadas para hacer tales estimaciones por el tiempo que sea necesario.

En la medición del deterioro, una entidad puede confiarse en las mediciones del valor razonable. El objetivo de una medición del valor razonable es determinar el precio al que se llevaría a cabo una transacción ordenada entre los participantes del mercado en las condiciones del mercado que existían en la fecha de medición. Dado que el impacto del virus continúa evolucionando, se deberá aplicar una cuidadosa consideración para determinar si las valoraciones apropiadas se aplican de manera consistente.

Tasas de descuento

Las tasas de descuento afectan muchas de las estimaciones que una empresa debe hacer en cada período del informe. Al 31 de marzo de 2020, las tasas de descuento se movían por varias razones. Los bancos centrales están bajando las tasas, mientras que los diferenciales de crédito y otros ajustes de riesgo, están aumentando debido a la incertidumbre. Estos cambios en las tasas de descuento deben considerarse en las siguientes estimaciones:

  • Los cálculos de deterioro se verán afectados por mayores tasas de descuento, lo que reducirá el monto recuperable y aumentará la probabilidad de deterioro.
  • Los beneficios post empleo generalmente se miden utilizando una tasa libre de riesgo. La caída de las tasas libres de riesgo aumentará el monto del pasivo.
  • Las obligaciones por beneficios definidos se descuentan utilizando la tasa de los bonos de alta calidad. A medida que las tasas de los bonos cambian, los cálculos actuariales también afectarán los compromisos por pensiones.
  • Hay muchas otras áreas afectadas por las tasas de descuento. Nuestro equipo de valoraciones puede ayudarlo con muchos de estos cambios en las tasas de descuento.

Preocupación continua

Al evaluar la capacidad de la organización para continuar operaciones, la gerencia debe tener en cuenta los eventos posteriores a la fecha de los estados financieros. Independientemente del período del informe, la gerencia deberá considerar todos los factores conocidos hasta la fecha de autorización de los estados financieros. Se deberá observar lo siguiente al evaluar:

  • Previsiones financieras actualizadas para el futuro previsible, pero no inferior a un período de 12 meses.
  • Análisis de sensibilidad actualizado.
  • Cumplimiento previsto, o falta del mismo, con los convenios bancarios y de otro tipo en el futuro previsible.
  • Cualquier otro.

Tenemos un equipo experto y a disposición para ayudarte a superar esta situación, consulta nuestros servicios especiales para gerenciar crisis