• Análisis sobre la Ley 1819 de 2016 y las Rentas Obtenidas por Operaciones Hoteleras
Artículo:

Análisis sobre la Ley 1819 de 2016 y las Rentas Obtenidas por Operaciones Hoteleras

30 marzo 2017

Juan Manuel Idrovo Cubides , Socio de Impuestos |

A continuación incluimos nuestros comentarios relacionados con las modificaciones incluidas al régimen tributario, aplicable a las rentas obtenidas por operaciones hoteleras, a raíz de la expedición de la ley 1819 de 2016 (reforma tributaria estructural):

1. Normas aplicables con anterioridad a la Ley 1819 de 2016:

El numeral 3 del artículo 207-2 del estatuto tributario antes de la expedición de la ley 1819 de 2016, disponía que son rentas exentas los "servicios hoteleros prestados en nuevos hoteles que se construyan dentro de los quince (15) años siguientes a partir de la vigencia de la presente ley, por un término de treinta (30) años." El artículo 207-2 del estatuto tributario fue adicionado por la ley 788 de 2002 la cual fue publicada en el diario oficial el 27 de diciembre de 2002. Así las cosas, para gozar de este beneficio, se requería que los hoteles nuevos estuvieran terminados de construir antes del 31 de diciembre de 2017. 

Sin embargo, el decreto único reglamentario (decreto 1625 de 2016) previó en su artículo 1.2.1.22.10 que "las rentas provenientes de servicios hoteleros prestados en nuevos hoteles cuya construcción se inicie antes del 31 de diciembre de 2017, obtenidas por el establecimiento hotelero o el operador según el caso, estarán exentas del impuesto sobre la renta por un término de treinta (30) años contados a partir del año gravable en que se inicien las operaciones. Para tal efecto, se consideran nuevos hoteles únicamente aquellos hoteles construidos o que demuestren un avance de por lo menos el sesenta y uno por ciento (61%) en la construcción de la infraestructura hotelera entre el 1° de enero del año 2003 y el 31 de diciembre del año 2017."

A su vez, el artículo 1.2.1.22.11. enumera los requisitos para la procedencia de la exención en servicios hoteleros prestados en nuevos hoteles, así: 

"Para la procedencia de la exención, el contribuyente deberá acreditar el cumplimiento de los siguientes requisitos cuando la Unidad Administrativa Especial Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), los exija:

  1. Inscripción en el Registro Nacional de Turismo del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo o el que haga sus veces.
  2. Certificación expedida por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, sobre la prestación de servicios hoteleros en el nuevo establecimiento hotelero.
  3. Certificación expedida por la Curaduría Urbana, por la Secretaría de Planeación o por la entidad que haga sus veces del domicilio del inmueble, en la cual conste la aprobación del proyecto de construcción del nuevo establecimiento hotelero.
  4. Certificación del representante legal y del revisor fiscal y/o contador público, según el caso, en la cual conste:
    • a). Que la actividad prestada corresponde a servicios hoteleros debidamente autorizados.
    • b). Que el valor de las rentas solicitadas como exentas en el respectivo año gravable corresponden a servicios hoteleros prestados en nuevos hoteles construidos a partir del 1° de enero de 2003.
    • c). Que lleva contabilidad separada de los ingresos por servicios hoteleros y de los originados en otras actividades.

Parágrafo. Se entiende por servicios hoteleros, el alojamiento, la alimentación y todos los demás servicios básicos y/o complementarios o accesorios prestados por el operador del establecimiento hotelero."

El artículo 20 de la ley 1607 de 2012 creó a partir del 1o de enero de 2013, el Impuesto sobre la Renta para la Equidad (CREE) como el aporte con el que contribuyen las sociedades y personas jurídicas y asimiladas contribuyentes declarantes del impuesto sobre la renta y complementarios, en beneficio de los trabajadores, la generación de empleo, y la inversión social en los términos previstos en la ley. Este impuesto comenzó a ser aplicable a las operaciones hoteleras a una tarifa del 9% con una sobretasa prevista por la ley 1739 de 2014 de 5% para 2015, 6% para 2016, 8% para 2017 y 9% para 2018 sobre rentas gravables que excedieran ochocientos millones de pesos ($800.000.000).

Finalmente, la ley 1607 también previó que (i) a partir del momento en que el Gobierno Nacional implemente el sistema de retenciones en la fuente para el recaudo del Impuesto sobre la Renta para la Equidad (CREE) , y en todo caso antes del 1o de julio de 2013 estarán exoneradas del pago de los aportes parafiscales a favor del Servicio Nacional del Aprendizaje (SENA) y del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), las sociedades y personas jurídicas y asimiladas contribuyentes declarantes del impuesto sobre la renta y complementarios, correspondientes a los trabajadores que devenguen, individualmente considerados, hasta diez (10) salarios mínimos mensuales legales vigentes y (ii) a partir del 1o de enero de 2014, estarán exoneradas de la cotización al Régimen Contributivo de Salud del que trata este artículo, las sociedades y personas jurídicas y asimiladas contribuyentes declarantes del impuesto sobre la renta y complementarios, por sus trabajadores que devenguen hasta diez (10) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

 

2. Normas aplicables a partir de la expedición de la ley 1819 de 2016

El artículo 100 de la ley 1819 de 2016 modifica el artículo 240 del estatuto tributario y prevé que las rentas a que se refiere el numeral 3 del artículo 207-2 (renta exenta hotelera) del estatuto tributario, "a partir de 2017, estarán gravadas con el impuesto sobre la renta y complementarios a la tarifa del 9% por el término durante el que se concedió la renta exenta inicialmente, siempre que se haya cumplido con las condiciones previstas en su momento para acceder a ellas. Lo aquí dispuesto no debe interpretarse como una renovación o extensión de los beneficios previstos en los artículos mencionados..."

En nuestra opinión, debido a que el numeral 3 del artículo 207-2 no fue derogado sino que la modificación efectuada se refiere a la tarifa y naturaleza del impuesto aplicable a las rentas obtenidas por operación hotelera, las normas reglamentarias mencionadas en el punto anterior continúan siendo aplicables para obtener el beneficio ya no de la renta exenta sino de la tarifa especial prevista en el artículo 240 del estatuto tributario. Así las cosas, un hotel nuevo cuya construcción esté avanzada en al menos 61% antes del 31 de diciembre de 2017 goza de las tarifa especial por el término de 30 años.

Igualmente prevé la ley 1819 de 2016 en su artículo 100 que  estarán gravadas a la tarifa del 9% los servicios prestados en nuevos hoteles que se construyan en municipios de hasta doscientos mil habitantes, tal y como lo certifique la autoridad competente a 31 de diciembre de 2016, dentro de los diez (10) años siguientes a partir de la entrada en vigencia de esta ley, por un término de 20 años.

Lo interesante de esta modificación es que al aplicar los artículos 48 y 49 del estatuto tributario para determinar el monto de los dividendos que se pueden distribuir a los accionistas como no gravados, el valor que se distribuya podría resultar no gravado en cabeza de los accionistas o inversionistas, salvo por la porción de la utilidad contable que exceda la renta líquida fiscal, si existiere, Esta situación difiere de la anterior pues la renta exenta que generaba la operación hotelera resultaba gravada en cabeza de los accionistas o inversionistas sin perjuicio del impuesto CREE que tuvieran que pagar. 

Al respecto, es importante tener que la ley 1819 también creó el impuesto sobre los dividendos aplicable a personas naturales colombianas o extranjeras o sociedades extranjeras. Este impuesto aplica sin perjuicio del cálculo de los dividendos que se pueden distribuir como no gravados de acuerdo con los artículos 48 y 49 del estatuto tributario, mencionados anteriormente. La tarifa aplicable a las personas naturales colombianas se fundamenta en una tabla progresiva (o del 35% si la utilidad distribuible no se gravó en cabeza de la sociedad que distribuye el dividendo) mientras que el impuesto aplicable a las personas naturales o jurídicas extranjeras es del 5% (o del 35% si la utilidad distribuible no se gravó en cabeza de la sociedad que distribuye el dividendo).

La ley también precisó que los dividendos y participaciones percibidos por los socios, accionistas, comuneros, asociados, suscriptores y similares, que sean sociedades nacionales, no constituyen renta ni ganancia ocasional. Para efectos de lo dispuesto en el inciso anterior, tales dividendos y participaciones deben corresponder a utilidades que hayan sido declaradas en cabeza de la sociedad. 

Se asimilan a dividendos las utilidades provenientes de fondos de inversión, de fondos de valores administrados por sociedades anónimas comisionistas de bolsa, de fondos mutuos de inversión y de fondos de empleados que obtengan los afiliados, suscriptores, o asociados de los mismos.

Finalmente, es importante tener en cuenta que se mantiene la exoneración de aportes al Sena, ICBF, y el aporte obligatorio a la Salud que le corresponde al empleador sobre asalariados que devenguen menos de diez (10) salarios mínimos mensuales vigentes en virtud del parágrafo 4 del artículo 65 de la ley 1819 de 2016.